Patata de Siembra

Como regla general, las patatas de siembra deben comercializarse sólo si han sido examinadas y certificadas oficialmente. El control o regulación de la semilla de patata garantiza que estas han sido producidas cumpliendo con los protocolos y requisitos fitosanitarios estipulados, por lo que ofrecen las garantías fitosanitarias necesarias para abordar un nuevo cultivo. Por lo tanto, la patata de siembra oficialmente certificada garantiza unas condiciones de resistencia y rendimiento propias de la variedad a la que pertenezcan. El uso de semillas no controladas o reguladas, como el uso de patatas procedentes la cosecha de consumo, no reúnen las condiciones óptimas para su reempleo, ya que producen una pérdida de rendimiento y calidad (especialmente si se hubiera sufrido algún problema durante el cultivo anterior), causada por degeneración de semilla: “pérdida de rendimiento del cultivo o del valor de mercado de los tubérculos debido a la acumulación de patógenos, en sucesivos ciclos de cultivo” (Thomas-Sharma et al., 2015). 

La conciencia de la comunidad agraria favorece a que aumente en cada campaña el empleo de la patata de siembra de calidad en los cultivos, debido a las exigencias de rentabilidad de la agricultura, en la que un material homogéneo y de calidad comercial y sanitaria es imprescindible para unas producciones aceptables. El uso de patatas de siembra es la única manera de alcanzar una cosecha óptima. 

La única forma de asegurarse la compra de una semilla de patata de calidad es acudir a distribuidores certificados para el comercio controlado como Van Rijn Semillas S.L., que sigan las indicaciones legales necesarias como por ejemplo el correcto etiquetado de la mercancía, y respeten los registros y propiedad intelectual de las variedades. 

Van Rijn Semillas S.L. está inscrito en el Registro de proveedores de semillas de sanidad vegetal de la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural y dispone del Pasaporte Fitosanitario para la comercialización del material vegetal en la UE. 

Para garantizar la identidad de las patatas de siembra, deben establecerse normas comunitarias sobre envasado, precintado y marcado. Con este fin, las etiquetas deben proporcionar los datos necesarios tanto para la verificación oficial como para la información del usuario y deben mostrar claramente la naturaleza comunitaria de la certificación.

En esta imagen se muestra un ejemplo del etiquetaje del NAK para la correcta identificación de las semillas de patata envasada. 

A través de este enlace podrá acceder a información más detallada sobre la patata de siembra.

Medio Ambiente

Los controles llevados a cabo por los organismos oficiales nacionales e internacionales como el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación o el NAK en Holanda, no sólo certifican la calidad de las patatas de siembra, sino que también certifican que el proceso de obtención de dicha semilla haya sido compatible en todo momento con las prácticas adecuadas en lo que respecta al cuidado del medio ambiente. Dicha legislación en materia agrícola han sido provocadas fundamentalmente por la progresiva sensibilización social para la protección ambiental, así como las exigencias de un mercado que pide cada vez más productos en cuya obtención se utilizan técnicas compatibles con el respeto al medio ambiente.
Los productores de las patatas de siembra comercializadas por Van Rijn Semillas hacen uso de las técnicas y mecanismos necesarios para fomentar una agricultura respetuosa con el medio ambiente , para evitar las aportaciones perjudiciales al medio ambiente, con la finalidad de conseguir una agricultura viable y sostenible.
En el catálogo de Van Rijn Semillas disponemos de variedades BIO, cuya obtención se basa en la utilización óptima de los recursos naturales, sin emplear productos químicos sintéticos ni organismos genéticamente modificados. Si desea más información sobre nuestras variedades BIO, puede ponerse en contacto a través del formulario de contacto.